El día que dejaron de actualizarse los plugin

Y, de repente, dejaron de actualizarse los plugins. Y no sólo eso, fallos salidos de la nada invadían Tengo un Plan.

Cuando estás decidido, ilusionado y motivado para lanzar tu gran idea, darte a conocer al mundo y llegar al estrellato, un día te das de bruces con nimiedades que pueden robarte la ilusión, la motivación y  hacer que te estrelles. Hoy cambias la apariencia de la página, pruebas la combinación de colores, mañana buscas un plugin milagroso para que los miembros de la comunidad puedan compartir ficheros. Todo a base de prueba y error pero siempre sorprendiéndote de la cantidad de audaces desarrolladores que andan por el mundo dejando su impronta de manera gratuita.

Un día le hablas a alguien de confianza de tu proyecto. Le pides que entre en la web y sea el usuario de prueba. Le pides que cree un objetivo, que pinche aquí, allí, que curiosee, comparta, que no tenga miedo porque, por probabilidad, nada se rompe porque pinches donde no querías. Pero, de repente, cuando tu usuario de control está media hora redactando su objetivo, al darle a guardar se produce un error “Alert” “ups la página que busca no existe” “horror, error repentino”. El desastre no queda ahí. Además de pedir disculpas a tu colega y saber que ya has perdido al conejillo de indias para siempre, te das cabezazos para averiguar qué diablos pasa.

No estás capacitado. Abandonas. No ves la solución a los múltiples problemas que están surgiendo. No se actualizan los plugins, no puedes subir imágenes, no puedes instalar plugins nuevos. Te rindes, pides ayuda y cuando tu socio tiene un hueco le echa un vistazo. ¡Bah, una tontería, habían limitado el espacio para el dominio, pero se amplía en un minuto y listo!

Otros obstáculo salvado y algo aprendido. Gracias CTO. ¡A seguir trabajando!