Ser minimalista.

Este es un objetivo creado por Tengo un plan. Servirá de ejemplo para que sepas cómo utilizar la plataforma. La idea es partir de un referente, una inspiración. Puede ser una persona, un libro o cualquier recurso.

Llevo años oyendo hablar del tema. ¿Llegará a convertirse en una moda? Supongo que eso significaría hundir económicamente al país pero es cierto que cada vez está más auge con el tema del minimalismo. Consiste en vivir con las menos pertenencias posibles cosa que en esta sociedad consumista parece bastante complicado.

Para conseguir este objetivo nos apoyaremos en un libro inspirador y muy motivador: El arte de ser minimalista. Cómo dejar de consumir y empezar a vivir de Everett Bogue, traducido y adaptado por Valentina Thörner da Cruz, copy-editado por  Evangelina Inés Buffa.

“Imagínate un mundo donde tu vida no esté dominada por las cosas que llevas contigo. La libertad que viene de un armario que contiene solo un par de prendas estilosas. Solo un par de zapatos. Tienes la libertad de un horario relajado. Para que puedas perseguir tus sueños.  Imagínate poder trabajar desde cualquier lugar y poder mudarte donde te apetezca. Imagínate no tener que hacer las tareas domésticas en cada fin de semana. Nunca te olvidarías donde están tus gafas, porque sabes donde están todas tus cosas, instintivamente.
Este mundo existe, solo hace falta encontrarlo.
Estoy firmemente convencido que ser minimalista es la respuesta a muchas de tus preguntas. Lo sé, porque lo vivo cada día. Este libro es mi historia minimalista. Espero que te ayude a encontrar las respuestas.”

¿No te parece inspirador?

En el libro de Everett, pilar fundamental para lograr nuestro objetivo, también podemos leer:

“El secreto está en que ser minimalista te abre un montón de puertas de manera automática. Simplemente tienes que liberar el espacio mental que ocupas en organizar tu colección de sellos o llevar contigo cajas y cajas de libros que ya has leído. Cuando haces esto, te das cuenta que cada persona en este planeta puede ser mucho más libre de lo que ya está. Simplemente tienen que hacer el viaje ellos mismos.
Sólo tomé tres decisiones fundamentales para dejar mi trabajo.
1.Necesitaba tener menos de 100 cosas.
2.Tenía que dejar el consumismo y cocinar toda mi comida.
3.Tenía que aprender a trabajar en internet.

¿Seguimos los consejos de Everett Bogue?

Nos inspiraremos también en Valentina Thörner da Cruzminimalista, eco-alemana, consumidora responsable, coach de felicidad, madre en construcción, friki productiva, aficionada al té japonés y escritora con muchos sueños. Podrás encontrar todos sus consejos en Valadeoro. Valentina también es la impulsora del Proyecto 333, el reto de vivir con menos.